sábado, 4 de abril de 2009

Cultura y subculturas

Cultura y subculturas

por P. Florencio Mezzacasa

Introducción

A lo largo de la historia de Israel la fe yahvista se fue inculturando en las diversas culturas con las que tuvo contacto. Su mismo nacimiento fue una reacción revolucionaria contra la cultura hegemónica de los faraones de Egipto.

Se inculturó en la cultura cananea con los consiguientes peligros de la baalización y de la asimilación de su estructura sociopolítica. En la época de la monarquía el pueblo fue manipulado por los monarcas de acuerdo a los modelos culturales extranjeros.

La gran crisis del destierro y la deportación a Babilonia marcaron una etapa muy difícil en la inculturación de la fe yahvista. Un pueblo agotado, aplastado, desintegrado, con todas sus instituciones deshechas estuvo a punto de desaparecer fagocitado por la milenaria cultura mesopotámica. Sin embargo en lugar de perder su fe, el pueblo se purificó de las absolutizaciones de la monarquía y redescubrió la presencia de Dios en una forma nueva: surgió la evangelización (buena nueva) para los pobres (Is 40, 9-11; 52, 7-10). Supo salir airosa inculturándose en su medio ambiente. Posteriormente el mismo fenómeno sucede con los pobres de Yahvé de la época persa.

Pero donde Israel sintió más duramente el peligro de una transculturación destructiva de su fe, fue durante la etapa del helenismo. La cultura helénica tan atrayente y refinada e impuesta por los dominadores, estuvo a punto de diluir la fe yahvista. Pero Israel supo nuevamente superar ese peligro (1Mc 1, 11-15.41-51; Mc 4, 7-17). Inculturó su fe conservando lo esencial a través de las formas cambiantes de las sucesivas culturas advenientes.

El 9 de marzo de 1983, Juan Pablo II convocó a la Iglesia católica de América Latina a una nueva evangelización en vistas a la celebración de los 500 años de evangelización del continente. Por eso el tema de la 4ª Conferencia del CELAM fue "Nueva evangelización, promoción humana, cultura cristiana". De allí la necesidad de reflexionar sobre estos temas: ver los elementos esenciales de esta re-evangelización, encarnada en la cultura adveniente de nuestro pueblo, conservando siempre, el dinamismo que se refleja en la que descubrimos el auténtico proyecto de Dios para el pueblo latinoamericano.

CULTURA

1- Definición

Entendemos como cultura la configuración de las formas adquiridas de comportamiento de una sociedad: resultado de su actividad humana, compartidas y transmitidas por herencia1.

Decimos configuración: la cultura abarca la totalidad de la vida del pueblo; la componen múltiples elementos, pero todos están configurados a través de una unidad compleja.

*** Formas adquiridas de comportamiento: especifican los valores y desvalores que se van adquiriendo:

- Ya sea en su comportamiento social (normas, costumbres, usos, modos de proceder, hábitos, tradiciones);

- Ya sea en su contenido (conceptos, opiniones, prejuicios, sentimientos, impulsos).

*** Resultado de la actividad humana: la cultura se manifiesta a través de:

- Productos materiales que el hombre produce: herramientas, técnicas, arte;

- O productos inmateriales que el mismo hombre crea: religión, creencias, lenguas, política, etc.

*** Compartidas por todos: son formas comunes a toda la comunidad ya que lo que no es rasgo del grupo no forma parte de la cultura.

*** Transmitidos por herencia: para que sea cultural tiene que transmitirse dentro de una comunidad; el rasgo que no se transmite desaparece.

2. Proceso y relación con las otras culturas.

Los modos como se unen dos culturas, son por fusión (de dos culturas)) o por difusión (elementos de una cultura serán recibidos por otra en la que se da una modificación). Solemos llamar2:

- Enculturación o internalización el proceso por el cual los miembros de una cultura asimilan sus códigos, valores y hábitos.

- Inculturación al proceso por el cual una cultura asimila algo externo desde sus principales matrices culturales; por ejemplo acepta el evangelio pero no impuesto sino desde su propio modo cultural de ser. Es un proceso de sincretización, no de sincretismo.

- Aculturación al proceso por el que una cultura se adapta a otra cultura y asimila elementos a partir de sus propias matrices.

- Transculturación a una aculturación, pero forzada -física o simbólicamente- como la que padecieron los indígenas en América.

- Transcultural, en sentido positivo, a la presencia de un valor "a través" de varias culturas, Por ejemplo la solidaridad, la defensa de la justicia son valores transculturales que se hacen presentes en varias culturas.

3. Cultura y civilización.

Cultura no es sinónimo de civilización como si el más civilizado fuese el más culto3. Civilización es un fenómeno más amplio:

- es más universal, no tiene fronteras porque no se limita a un grupo social;

- concretamente es un conjunto de valores, prácticas, descubrimientos científicos mediante los cuales la humanidad va adelantado en los modos de resolver sus problemas. Por ejemplo: la defensa de la vida, el respeto por el otro y la solidaridad, la defensa de los derechos humanos, etc.

En este sentido se han acuñado expresiones como "civilización del amor", "civilización de la solidaridad", que serían el triunfo internacional del valor del compartir, en contra del egoísmo. Todas las culturas debieran ser civilizadas en cuanto debieran abstenerse de dominar a las otras y respetar sus valores.

4. Diversidad de culturas.

Las culturas son diversas entre sí. La vida humana es pluridimensional y en cada una de sus dimensiones se produce cultura:

- en la cósmica, relación con el proceso de creación;

- en la personal, interrelación con las personas;

- en la económica, producción de bienes;

- en la política, ejercicio del poder al servicio de la sociedad

- en la religiosa, relación con lo trascendente4.

Así la cultura atraviesa todo el ser humano: todo es impregnado de cultura. Cada grupo humano posee su modo propio de elaborar estas realidades. No lo hace de una manera uniforme y programada como los animales que siguen sus instintos, sino que cada modo de relacionarse con ella es fruto de una praxis que brota de la libre opción y comportamiento de las personas que componen el grupo. A través de esta praxis la naturaleza adquiere un lenguaje comunicador de valores y significados, o sea se transforma en cultura. Como la praxis es diversa porque brota de personas distintas y libres, necesariamente tiene que haber una gran diversidad de culturas.

5. La cultura y las subculturas.

Dentro de una misma cultura hay una cultura total que es la que abarca toda la sociedad: son las formas adquiridas de comportamiento con las que se rige toda la sociedad. Pero también dentro de esa misma sociedad hay culturas particulares, sociológicamente llamadas subculturas, las que configuran una parte de la sociedad5.

Estas subculturas están determinadas por muy diversos factores:

- pueden ser factores geográficos o climatológicos; por ejemplo los habitantes de un valle tienen una subcultura propia;

- también pueden ser factores sociales: la sociedad está formada por clases: clases altas/clases bajas, ricas/pobres, élite/pueblo, dominadores/dominados, explotadores/explotados.

Esto configura la subcultura de las clases bajas, popular, de los pobres, de los dominados y explotados. Estos grupos marginados, que a veces son mayoría, tienen una forma propia y particular de comportamiento ante la realidad, a la que llamamos cultura popular o de los pobres, o también cultura del silencio.

Como los pobres existen porque hay ricos que viven a costa de su pobreza, hay una cultura hegemónica opresora -la de la élite dominante- y otra subcultura subalterna liberadora -la de los pobres, la del pueblo que busca liberarse de ese estado de opresión-.

La cultura es la matriz en que se generan los sistemas políticos, sociales, económicos y ella también es la que justifica la escala de valores con que se rigen estos sistemas6. Por lo tanto cuando hay estructuras generadoras de injusticia, hay que buscar el aspecto cultural que las mantiene y justifica. Una estructura de pecado, como la que tiene la sociedad latinoamericana, está sostenida necesariamente por una cultura de pecado que la justifica. La cultura dominante en América Latina es la materialista, la del tener y poder, una cultura neocolonial que genera continuamente un mecanismo de producir pobres.

1 comentario:

  1. hola que tal. me podrias recomendar a algun autor - sociologo antropologo- que trabaje especificamente el tema de cultura y subculturas.

    gracias.
    omar.isei.slt@gmail.com
    saludos.

    ResponderEliminar