domingo, 8 de noviembre de 2009

Personalidad Histrionica,Victimismo


POBRECITA YO?????

Me quiero referir hoy a una "afeccion" normal digamos hasta ciertos limites en la persona humana pero que puede llegar a transformarse en un problema psicologico:el victimismo,estrechamente relacionado con la "PERSONALIDAD HISTRIONICA" y lo hablado en el post anterior "EL MANIPULADOR".
Estos serian los sintomas mas frecuentes en dichos casos:

Búsqueda constante de consuelo o aprobación

Dramatismo excesivo con muestras de emociones exageradas

Susceptibilidad desmedida ante las críticas o la desaprobación

Actitud de seducción inadecuada en cuanto a su apariencia física o su comportamiento

Preocupación excesiva por su apariencia física

Necesidad de ser el centro de la atención (egocentrismo)

Baja tolerancia ante la frustración o a la dilación de la gratificación.

Emociones rápidamente cambiantes que pueden parecer superficiales para otros.

Las opiniones son fácilmente influenciadas por otras personas, pero difíciles de sustentar con detalles

Tendencia a creer que las relaciones son más íntimas de lo que realmente son


Analicemos:

Busqueda de consuelo o aprobacion:sin meritos para ello la mayoria de las veces,dado que ante el error no puede existir aprobacion,quizas en algunos casos consuelo...

Dramatismo excesivo con muestras de emociones exageradas:muchas veces llegan a convencer y acarrean la "lastima" de muchos,algo que no desearia me pasara jamas.

Susceptibilidad desmedida ante las criticas o la desaprobacion:algo logico,sabiendo que no tenemos razon tratando de inspirar lastima solo podemos esperar desaprobacion de quien tiene un minimo de sentido comun.

Actitud de seduccion inadecuada en cuanto a su apariencia fisica o su comportamiento:se trata de seducir,la mayoria de las veces con menos exito que el deseado ya que tanto la apariencia como el comportamiento son inadecuados.

Preocupacion excesiva por su apariencia fisica:a favor o en contra,o sea soy "la diosa" o la que nada me importa pero no ocasionalmente,estudiado y calculado.

Necesidad de ser el centro de la atencion(egocentrismo):para ello sirve todo en algunos casos sentirse "docta" o superior en otros inspirar pena.

Baja tolerancia ante la frustracion o la dilacion de la gratificacion:lease "hice algo festejen" jamas importo si es bueno ,malo o si sirve o no alabemoslos....

Emociones rapidamente cambiantes que pueden parecer superficiales para otros:podran parecer superficiales para otros pero para ellos son su modo de sobrevivir,solo asi creen estar a la altura o en concordancia con las demas personas,tengan razon o no.

Las opiniones son facilmente influenciadas por otras personas ,pero dificiles de sustentar con detalles:o sea yo creo que tenes la suficiente capacidad entonces apoyo tu pensamiento pero si me piden que lo explique o defienda no se como o fallo en el intento porque en realidad no tengo las bases o el conocimiento .

Tendencia a creer que las relaciones son mas intimas de lo que realmente son:asumir grandes amistades sin ninguna realidad o conocimiento del otro o peor convivir con una persona sin jamas enterarse de sus verdaderos sentimientos,del porque de estos o de las espectativas del otro al respecto.


Estar junto a personas con estas características es agradable, hacen que los demás se sientan bien, útiles y e incluso en ocasiones necesarios. Cuando los rasgos marcados se centran exclusivamente en la seducción por la búsqueda de la aceptación, son personas que tienden a alcanzar exitosamente el reconocimiento, son risueños, divertidos, buscan fácilmente la broma, aun cuando internamente usen más energía de la que sería necesaria para conseguirlo. Cuando la seducción se centra más en la victimización, en mostrarse débiles incapaces, solicitando ayuda y protección, también consiguen con frecuencia ganarse a los demás, pero en este caso las consecuencias tienden sobre ellos y los que les rodean a ser negativas. Digamos que la tendencia aquí es a “estar bien estando mal”, y eso hace que realmente sea difícil estar verdaderamente bien.

Cuando los rasgos que aquí se describen toman el grado de trastorno, a menudo torna a estas personas incapaces de entender su propia situación y tienden por el contrario a sobreactuar y exagerar; además, generalmente culpan a otras personas de sus fracasos o decepciones. De esta manera les resulta más sencillo librarse del malestar sacándolo fuera.


Aun cuando hablemos de un trastorno de personalidad histriónico configurado, generalmente no afecta a la capacidad del individuo para funcionar adecuadamente en un ambiente social o laboral superficial. Sin embargo, los problemas a menudo se originan en relaciones más íntimas, que requieren compromisos más profundos.


Se hace recomendable buscar apoyo especializado si se presentan síntomas que sugieren la presencia de este trastorno, en especial si comienzan a afectar al bienestar de la persona, sus relaciones interpersonales o la capacidad para mantener un trabajo.


Madurez interior

Todo hombre es un ser social, abierto a los demás. Para cualquier persona, los otros son una parte importante de su vida. Su realización plena como persona está indefectiblemente ligada a otros, pues todos sabemos que la felicidad depende en mucho de la calidad de nuestra relación con quienes componen nuestro ámbito familiar, laboral, social, etc.

Sin embargo, no puede olvidarse que el hombre no sólo se relaciona con los demás, sino también consigo mismo: mantiene una frecuente conversación en su propia interioridad, un diálogo que se produce de forma espontánea con ocasión de las diversas vivencias o reflexiones personales que todo hombre se hace de continuo.

Y ese diálogo interior puede ser estéril o fecundo, destructivo o constructivo, obsesivo o sereno. Dependerá de cómo se plantee, de la clase de persona que se sea. Si uno tiene un mundo interior sano y bien cultivado, ese diálogo será alumbrador, porque proporcionará luz para interpretar la realidad y será ocasión de consideraciones muy valiosas. Si una persona, por el contrario, posee un mundo interior oscuro y empobrecido, el diálogo que establecerá consigo mismo se convertirá, con frecuencia, en una obsesiva repetición de problemas, referidos a pequeñas incidencias perturbadoras de la vida cotidiana: en esos casos, como ha escrito Miguel Angel Martí, el mundo interior deja de ser un laboratorio donde se integran los datos que llegan a él, y se convierte en un disco rayado que repite obsesivamente lo que con más intensidad ha arañado últimamente nuestra afectividad.

La relación con uno mismo mejora al ritmo del grado de madurez alcanzado por cada persona. Las valoraciones que hace una persona madura —tanto sobre su propia realidad como sobre la ajena— suelen ser valoraciones realistas, porque ha aprendido a no caer fácilmente en esas idealizaciones ingenuas que luego, al no cumplirse, producen desencanto. El hombre maduro sabe no dramatizar ante los obstáculos que encuentra al llevar a cabo cualquiera de los proyectos que se propone. Su diálogo interior suele ser sereno y objetivo, de modo que ni él mismo ni los demás suelen depararles sorpresas capaces de desconcertarle. Mantiene una relación consigo mismo que es a un tiempo cordial y exigente. Raramente se crea conflictos interiores, porque sabe zanjar sus preocupaciones buscando la solución adecuada. Tiene confianza en sí mismo, y si alguna vez se equivoca no se hunde ni pierde su equilibrio interior.

En las personas inmaduras, en cambio, ese diálogo interior de que hablamos suele convertirse en una fuente de problemas: al no valorar las cosas en su justa medida —a él mismo, a los demás, a toda la realidad que le rodea—, con frecuencia sus pensamientos le crean falsas expectativas que, al no cumplirse, provocan conflictos interiores y dificultades de relación con los demás.

Una persona madura y equilibrada tiende a mirar siempre con afecto la propia vida y la de los otros. Contempla toda la realidad que le rodea con deseo de enriquecimiento interior, porque quien ve con cariño descubre siempre algo bueno en el objeto de su visión. El hombre que dilata y enriquece su interior de esa manera, dilata y enriquece su amor y su conocimiento, se hace más optimista, más alegre, más humano, más cercano a la realidad, tanto a la de los hombres como a la de las cosas.


La espiral de la queja

A menudo quizá nos descubrimos quejándonos de pequeños rechazos, de faltas de consideración o de descuidos de los demás. Observamos en nuestro interior ese murmullo, ese gemido, ese lamento que crece y crece aunque no lo queramos. Y vemos que cuanto más nos refugiamos en él, peor nos sentimos; cuanto más lo analizamos, más razones aparecen para seguir quejándonos; cuanto más profundamente entramos en esas razones, más complicadas se vuelven.

Es la queja de un corazón que siente que nunca recibe lo que le corresponde. Una queja expresada de mil maneras, pero que siempre termina creando un fondo de amargura y de decepción.

Hay un enorme y oscuro poder en esa vehemente queja interior. Cada vez que una persona se deja seducir por esas ideas, se enreda un poco más en una espiral de rechazo interminable. La condena a otros, y la condena a uno mismo, crecen más y más. Se adentra en el laberinto de su propio descontento, hasta que al final puede sentirse la persona más incomprendida, rechazada y despreciada del mundo.

Además, quejarse es muchas veces contraproducente. Cuando nos lamentamos de algo con la esperanza de inspirar pena y así recibir una satisfacción, el resultado es con frecuencia lo contrario de lo que intentamos conseguir. La queja habitual conduce a más rechazo, pues es agotador convivir con alguien que tiende al victimismo, o que en todo ve desaires o menosprecios, o que espera de los demás —o de la vida en general— lo que de ordinario no se puede exigir. La raíz de esa frustración está no pocas veces en que esa persona se ve autodefraudada, y es difícil dar respuesta a sus quejas porque en el fondo a quien rechaza es a sí misma.

Una vez que la queja se hace fuerte en alguien —en su interior, o en su actitud exterior—, esa persona pierde la espontaneidad hasta el punto de que la alegría que observa en otros tiende a evocar en ella un sentimiento de tristeza, e incluso de rencor. Ante la alegría de los demás, enseguida empieza a sospechar. Alegría y resentimiento no puede coexistir: cuando hay resentimiento, la alegría, en vez de invitar a la alegría, origina un mayor rechazo.

Esa actitud de queja es aún más grave cuando va asociada a una referencia constante a la propia virtud, al supuesto propio buen hacer: "Yo hago esto, y lo otro, y estoy aquí trabajando, preocupándome de aquello, intentando eso otro... y en cambio él, o ella, mientras, se despreocupan, hacen el vago, van a lo suyo, son así o asá...".

Como ha escrito Henri J.M.Nouwen, son quejas y susceptibilidades que parecen estar misteriosamente ligadas a elogiables actitudes en uno mismo. Todo un estilo patológico de pensamiento que desespera enormemente a quien lo sufre. Justo en el momento en que quiere hablar o actuar desde la actitud más altruista y más digna, se encuentra atrapado por sentimientos de ira o de rencor. Cuanto más desinteresado pretende ser, más se obsesiona en que se valore lo que él hace. Cuanto más se esmera en hacer todo lo posible, más se pregunta por qué los demás no hacen lo mismo que él. Cuanto más generoso quiere mostrarse, más envidia siente por quienes se abandonan en el egoísmo.

Cuando se cae en esa espiral de crítica y de reproche, todo pierde su espontaneidad. El resentimiento bloquea la percepción, manifiesta envidia, se indigna constantemente porque no se le da lo que, según él, merece. Todo se convierte en sospechoso, calculado, lleno de segundas intenciones. El más mínimo movimiento reclama un contramovimiento. El más mínimo comentario debe ser analizado, el gesto más insignificante debe ser evaluado. La vida se convierte en una estrategia de agravios y reivindicaciones. En el fondo de todo aparece constantemente un yo resentido y quejoso.

¿Cuál es la solución a esto? Quizá lo mejor sea esforzarse en dar más entrada en uno mismo a la confianza y a la gratitud. Sabemos que gratitud y resentimiento no pueden coexistir. La disciplina de la gratitud es un esfuerzo explícito por recibir con alegría y serenidad lo que nos sucede. La gratitud implica una elección constante. Puedo elegir ser agradecido aunque mis emociones y sentimientos primarios estén impregnados de dolor. Es sorprendente la cantidad de veces en que podemos optar por la gratitud en vez de por la queja. Hay un dicho estonio que dice: "Quien no es agradecido en lo poco, tampoco lo será en lo mucho". Los pequeños actos de gratitud le hacen a uno agradecido. Sobre todo porque, poco a poco, nos hacen a uno ver que, si miramos las cosas con perspectiva, al final nos damos cuenta de que todo resulta ser para bien.


La carcoma de la envidia

Cervantes llamó a la envidia "carcoma de todas las virtudes y raíz de infinitos males. Todos los vicios —añadía— tienen un no sé qué deleite consigo, pero el de la envidia no trae sino disgustos, rencores y rabia".

La envidia no es la admiración que sentimos hacia algunas personas, ni la codicia por los bienes ajenos, ni el desear tener las dotes o cualidades de otro. Es otra cosa.

La envidia es entristecerse por el bien ajeno. Es quizá uno de los vicios más estériles y que más cuesta comprender y, al tiempo, también probablemente de los más extendidos, aunque nadie presuma de ello (de otros vicios sí que presumen muchos).

La envidia va destruyendo —como una carcoma— al envidioso. No le deja ser feliz, no le deja disfrutar de casi nada, pensando en ese otro que quizá disfrute más. Y el pobre envidioso sufre mientras se ahoga en el entristecimiento más inútil y el más amargo: el provocado por la felicidad ajena.

El envidioso procura aquietar su dolor disminuyendo en su interior los éxitos de los demás. Cuando ve que otros son más alabados, piensa que la gloria que se tributa a los demás se la están robando a él, e intenta compensarlo despreciando sus cualidades, desprestigiando a quienes sabe que triunfan y sobresalen. A veces por eso los pesimistas son propensos a la envidia.

Wilde decía que "cualquiera es capaz de compadecer los sufrimientos de un amigo, pero que hace falta un alma verdaderamente noble para alegrarse con los éxitos de un amigo". La envidia nace de un corazón torcido, y para enderezarlo se precisa de una profunda cirugía, y hecha a tiempo.

Para superar la envidia, es preciso esforzarse por captar lo que de positivo hay en quienes nos rodean: proponerse seriamente despertar la capacidad de admiración por la gente a la que conocemos.

Hay muchas cosas que admirar en las personas que nos rodean. Lo que no tiene sentido es entristecerse porque son mejores, entre otras cosas porque entonces estaríamos abocados a una tristeza permanente, pues es evidente que no podemos ser nosotros los mejores en todos los aspectos.

La envidia lleva también a pensar mal de los demás sin fundamento suficiente, y a interpretar las cosas aparentemente positivas de otras personas siempre en clave de crítica. Así, el envidioso llamará ladrón y sinvergüenza a cualquiera que triunfe en los negocios; o interesado y adulador a aquél que le está tratando con corrección; o, como muestra de envidia más refinada, al hablar de ése que es un deportista brillante, reconocido por todos, dirá: "ese imbécil, ¡qué bien juega!".

Admirarse de las dotes o cualidades de los demás es un sentimiento natural que los envidiosos ahogan en la estrechez de su corazón.


El confort de la derrota

El victimista suele ser un modelo humano mezquino, de poca vitalidad, dominado por su afición a renegar de sí mismo, a retirarse un poco de la vida. Una mentalidad que —como ha señalado Pascal Bruckner— hace que todas las dificultades del vivir del hombre, hasta las más ordinarias, se vuelvan materia de pleito. El victimista se autocontempla con una blanda y consentidora indulgencia, tiende a escapar de su verdadera responsabilidad, y suele acabar pagando un elevado precio por representar su papel de maltratado habitual.

El victimista difunde con enorme intensidad algo que podríamos llamar cultura de la queja, una mentalidad que —de modo más o menos directo— intenta convencernos de que somos unos desgraciados que, en nuestra ingenuidad, no tenemos conciencia de hasta qué punto nos están tomando el pelo.

El éxito del discurso victimista procede de su carácter incomprobable: no es fácil confirmarlo, pero tampoco desmentirlo. Es una actitud que induce a un morboso afán por descubrir agravios nimios, por sentirse discriminado o maltratado, por achacar a instancias exteriores todo malo que nos sucede o nos pueda suceder.

Y como esta mentalidad no siempre logra alcanzar los objetivos que tanto ansía, conduce a su vez con facilidad a la desesperación, al lloriqueo, al vano conformismo ante el infortunio. Y en vez de luchar por mejorar las cosas, en vez de poner entusiasmo, esas personas compiten en la exhibición de sus desdichas, en describir con horror los sufrimientos que soportan.

La cultura de la queja tiende a engrandecer la más mínima adversidad y a transformarla en alguna forma de victimismo. Surge una extraña pasión por aparecer como víctima, por denunciar como perversa la conducta de los demás. Para las personas que caen en esta actitud, todo lo que les hacen a ellos es intolerable, mientras que sus propios errores o defectos son sólo simples futilezas sin importancia que sería una falta de tacto señalar.

Hay básicamente dos maneras de tratar un fracaso profesional, familiar, afectivo, o del tipo que sea. La primera es asumir la propia culpa y sacar las conclusiones que puedan llevarnos a aprender de ese tropiezo. La segunda es afanarse en culpar a otros, buscar denodadamente responsables de nuestra desgracia. De la primera forma, podemos adquirir experiencia para superar ese fracaso; de la segunda, nos disponemos a volver a caer fácilmente en él, volviendo a culpar a otros y eludiendo un sano examen de nuestras responsabilidades.

Cuando una persona tiende a pensar que casi nunca es culpable de sus fracasos, entra en una espiral de difícil salida. Una espiral que anula esa capacidad de superación que siempre ha engrandecido al hombre y le ha permitido luchar para domesticar sus defectos; un círculo vicioso que le sumerge en el conformismo de la queja recurrente, en la que se encierra a cal y canto. La victimización es el recurso del atemorizado que prefiere convertirse en objeto de compasión en vez de afrontar con decisión lo que le atemoriza.

Una vieja especie: el opinador

El opinador es un personaje que acostumbra a opinar sobre cualquier cuestión, y con una soltura olímpica. No es que sepa mucho de muchas cosas, pero habla de todas ellas con un aplomo que llama la atención. Nada escapa del perspicaz análisis que hace desde la atalaya de su genialidad.

¿Es que acaso no tengo libertad para opinar?, dirá nuestro personaje. Y darán ganas de responderle: libertad sí que tienes, lo que te falta es cabeza; porque la libertad, sin más, no asegura el acierto.

Pertenecer al sector crítico y contestatario es para esas personas la mismísima cima de la objetividad.

Es cierto, indudablemente, que la crítica puede hacer grandes servicios a la objetividad. Pero la crítica, para ser positiva, ha de atenerse a ciertas pautas. Detrás de una actitud de crítica sistemática suelen esconderse la ignorancia y la cerrazón. Si hay algo difícil en la vida es el arte de valorar las cosas y hacer una crítica. No se puede juzgar a la ligera, sobre indicios o habladurías, o sobre valoraciones precipitadas de las personas o los problemas.

La crítica debe analizar lo bueno y lo malo, no sólo subrayar y engrandecer lo negativo. Un crítico no es un acusador, alguien que se opone sistemáticamente a todo. Para eso no hacer falta pensar mucho, bastaría con defender sin más lo contrario a lo que se oye, y eso lo puede hacer cualquiera sin demasiadas luces. Además, también es muy cómodo, como hacen muchos, atacar a todo y a todos sin tener que defender ellos ninguna posición, sin molestarse en ofrecer una alternativa razonable —no utópica— a lo que se censura o se ataca.

Además, quienes están todo el día hablando mal de los demás, tienen que amargarse ellos también un poco la vida. Parece como si vivieran proyectando su amargura alrededor. Como si de su desencanto interior sobrenadaran vaharadas de crispación que les envuelven por completo. Les disgusta el mundo que les rodea, pero quizá sobre todo les disgusta el que tienen dentro. Y como son demasiado orgullosos para reconocer culpas dentro de ellos, necesitan buscar culpables y los encuentran enseguida.

El victimismo no afecta solo a personas individuales,tambien existe victimismo colectivo,regional,actual y racial.




11 comentarios:

  1. Supongo que el victimismo es una buena coartada para no asumir responsabilidades propias. Esta clase de escape suele ser más típica de las mujeres; me refiero a la mujer tradicional, madre y ama de casa exclusivamente. Es un rasgo de personalidad que siempre me ha perturbado, ya que me inspira a un tiempo una gran compasión, pero también algo de desprecio, derivados ambos de que creo comprender el motivo desencadenante del victimismo pero no la resolución del conflicto que lo provoca.
    Muy interesante, el post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Mas que de acuerdo,se da mas en mujeres del tipo que describis,yo ya deje la compasion solo me provocan un gran desprecio al menos aquellas que tienen toda la ayuda a mano para salir pero prefieren seguir "estando mal para estar bien".
    La resolucion seria aumentar la autoestima,ver mas alla de su mundo de miseria y con ayuda especializada no es tan dificil siempre y cuando se haga a tiempo.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aunque el victimismo puede ser una evasión también es verdad que en bastantes ocasiones está propiciado desde fuera. Luego puede dare el caso de que sea en el que sea la excusa "perfecta" para no salir de la espiral.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Que buena publicación, gracias por el aporte. Muy interesante y muy claro.
    Saludos,
    Carolina

    ResponderEliminar
  5. convivir con una persona histrionica es agotador, mi madre tiene esa enfermedad y poco a poco está consumiéndome y quitando pequeños pedacitos de mi vida para que arregle la suya, me cuenta mucho poner límites pero estoy en ello y poco a poco lo conseguiré aunque el sentimiento de culpa a veces me inunde por completo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son destructyivos,perversos, manipuladores ,caLCULADORES MENTIROSOS compulsivos y muy dificil de zafarse de su influencia, retorcidos angeles o demonios???

      Eliminar
  6. Tuve una relacion de tres años con una chica histrionica, al principio te hace sentirte el hombre mas afortunado del mundo,tienen esa capacidad innata en ellas,pero al de poco tiempo salio su yo verdadero, y esto te lleva al peor de los infiernos...incluso casi me lleva a un trauma del que pude salir gracias a sus amigas que me aconsejaban olvidarme de ella,pero aun dejandola de buenas maneras ella sigue machacandome a diario. Un consejo HUIR DE ELLAS cuanto antes, hice lo posible para ayudarle pero te acaba minando......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estuve a punto de caer en las manos de un histrionica, por suerte su familia me dio las pistaa necesarias y me sali, eso si, no sin llevarme un par de comentarios despectivos de su parte lo que me facilito la decision de romper el hilo (es increible como pueden pasar de encantadores a verdaeeros matones de bar en un segundo). Hay que hacerse a la idea que son actores, lo mejor que puedes hacer con ellos es si no tienes mas remedio que relacionarte minimamente con ellos, es buscarte otro papel en la pelicula: el del extra que sale al fondo y no le roba los focos a la "estrella", osea dejarle el protagonismo y que no se fije en ti. Asi puedes sobrevvivir y sobre todo, eso sagrado y por nuestra salud mental, 1-no implicrarse de ninguna manera en sus vidas y 2-no intentar siquiera cambiarlos. Cuando se den el leñazo ya habra una victima dispuesta a ayudarles, asearles, vestirles y a ponerles en circulacion. No seas tu esa victima.

      Eliminar
  7. Terminé hace 2 meses una relación con una persona con estas características o rasgos, todo cuadra pero no me atrevo a dar un diagnostico ya que no tengo la formación necesaria para hacerlo,. como tampoco he tenido las herramientas necesarias para poder ayudar, aunque de verdad, lo intenté.
    Solo estuvimos 5 meses juntos y al principio super bien y parecíamos super enganchados el uno al otro. Con el paso del tiempo se fueron manifestando los “síntomas” que se describen, o al menos la gran mayoría de ellos.
    Me decia de borrar cualquier foto de antiguas novias mías aunque fuera de hace 10 años mientras ella mantenía contacto con un amigo intimo desde los 15 años (ahora tiene 29).
    Al final teníamos discusiones casi día si y día no..Nos estábamos viendo/durmiendo los 7 días de la semana y le dije que necesitaba algo de espacio, que necesitábamos oxigenar la relación. Eso provocó llantos inexplicables, crisis, discusiones y finalmente la ruptura.
    Ella está viendo un psicólogo desde hace 2 años y por ello creo que decía que no mentía, que era una persona responsable-hacía bastante hincapié en ello- aunque en la ultima conversación/encuentro que tuvimos escuché 3 mentiras suyas (esto fue 1 mes después de que yo dejara la relación). Creo que me ha mentido sobre varias cosas pero ya da igual.
    También me dijo que se arrepentía de haberse relacionado conmigo y que yo no le había aportado nada y creo que en eso fue cruel porque yo intenté ayudarle pero no sabía como.
    Como apunte, en un par de ocasiones se pegó en la cara y con el casco de la moto se dio en la cabeza también, solo puedo decir que me asusté.
    Lo malo, aparte lo malo que lo pasamos los 2, fue que perdí 2 amigos ya que creo que me pintó como un ca… , aunque la verdad ellos tampoco se han molestado en interesarse por mi.
    Hay riesgo de que esa persona me busque?
    Gracias, pero es que repasando todo creo que caigo en el error de ver demasiada culpa en mi comportamiento y me siento deprimido con todo este asunto. los 2 últimos meses de la relación fueron los mas intensos emocionalmente de mi vida. puro agotamiento.
    Yo personalmente estoy buscando psicologo porque de tanto investigar me doy cuenta de que para sufrir este tipo de situación alguna "tara" debo tener.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Tengo un hermano que es exactamente así, pero no es histriónico, sino psicópata. Esos rasgos son de psicopatía, no significa que deba ser un criminal, aunque hace tanto o más daño en la familia como si lo fuera. Saludos!

    ResponderEliminar